Iglesia Maronita Uruguay

Santa Rafqa

Santa Rafqa nació en el año 1832, más precisamente el 28 de junio en Himlaia, Líbano.  A los 8 días  la bautizaron y le dieron  el nombre de Butrusiye (Petra, o Petrita),  hija de Murad y Rafqa. Nació y creció su fe en la casa, acompañando a sus padres y imitándolos en su vida diaria. Concurrían a la Iglesia de San Jorge, donde fue bautizada. A los siete años su madre enferma gravemente y muere; Butrusiye sufrió mucho y empezó a soñar con seguir a su madre.

Santa Rafqa, antes de morir, contó la  historia de su niñez a su superiora Ursula: "No hay en mi vida nada importante que merezca ser mencionado... Cuando tenía 7 años, mi madre murió y mi padre se casó de nuevo". "Cuando llegué a la edad de 14, mi madrastra quiso  arreglar   mi casamiento con el hermano de ella, y mi tía materna quería que lo hiciera con su hijo.  Eso  me  impresionó  mucho... y  pedí  a Dios que me liberara de estos malos pasos. Me dirigí al convento de Nuestra Señora de la Liberación en Bikfaia, de la congregaciónde las Mariamitas, conocidas por el pueblo como jesuitas". "Por la calle encontré tres muchachas a las cuales dije: voy al convento, ¿queréis seguirme? Dos de ellas aceptaron y la tercera dijo que me seguiría si yo perseveraba en el convento. Nos dirigimos los tres  al convento,  y cuando  entre  en  la iglesia, sentía una gran alegría interior, escuché como una voz interior que me decía: " tu serás  religiosa".  Cuando  entramos  en  el  locutorio  del  convento,  la superiora me dijo: "seas bienvenida", me  tomó de la mano y me introdujo en el convento. A las dos otras muchachas dijo: volved después y seréis recibidas. Me sorprendió la actitud de la superiora  y  procuré  ver en esto la intercesión de la Virgen del  Socorro que vi en la iglesia."

En  tiempo  de Rafqa no había en el Líbano instituciones religiosas dedicadas exclusivamente a la educación femenina. En Bikfaia, el padre José Gemaiel, fundó para esta finalidad  un  nuevo instituto que tomó el  nombre  de  Mariamat  (Hijas de María).  El primero  de  Enero  en  1853,  el Padre Gemaiel anotaba en su cuaderno el nacimiento del instituto y el nombre de 4 postulantes. La ultima era Butrsie que tenía 21 años.  El  9 de Febrero de 1855, fiesta  de  San  Marón,  Butrsie  entró  en  el  noviciado en  el  convento de Ghazir y en el año siguiente obtuvo sus votos temporarios, tomando el nombre de Anisa. Sor Anisa  se  ocupaba  de  la  cocina  y  también  estudiaba, para poder ser docente. Enseñó por dos años en Deir El-Kamar, un año en la ciudad de Byblos y siete años el pueblo de Maad. Después de la fusión de  su  congregación  Las  Mariamitas  con  la  del  Sagrado Corazón  en  una sola  congregación  llamada  Los  Sagrados Corazones, en 1971, Anisi vio en sueños a un monje que le decía: "entra en la Orden de las Libanesas Maronitas" (Baladitas). El día siguiente se dirijo al monasterio de San Simón en Aytou, al Norte del Líbano, en donde realizó un año de noviciado, y se llamo como su madre Rafqa. El 25 de Agosto de 1872 tomó los hábitos.

En 1885, el primer domingo de octubre fiesta del Rosario, Rafqa rezaba delante del Santísimo: “¿Dios mío te alejaste de mi y me abandonaste? ¿Porque no me has visitado con una enfermedad? ¿Te habrás olvidado de tu esclava?" Esa misma noche, cuando se disponía a dormir, sintió un inmenso dolor de cabeza que se prolongaba hasta los ojos. Un medico de Trípoli le hizo una punción introduciéndole una sonda de un oído a otro, y Rafqa repetía: "Con los sufrimientos de Cristo ". Un medico americano en Byblos opino que era necesaria una operación en el ojo derecho, y ella rechazo que la anestesiaran. Pero cuando la estaban operando, el medico le extirpo el ojo y este cayo palpitante delante de ella; y Rafqa decía: "Con la Pasión de Cristo; que Dios bendiga sus manos; que Dios lo recompense". En ese momento sintió como chispas que le brotaban de los ojos y un dolor tan intenso como si la tierra girara a su alrededor. Un medico militar en Batrun habiéndola examinado dijo: "El dolor de ojo que esta pobre monja padece, es indescriptible y es imposible su curación ya que le afecto el nervio óptico ". Cuando el dolor se agudizaba, ella repetía: "Por la gloria de Dios, en comunión con la pasión de Cristo... con la corona de espinas en Tu cabeza; Oh mi Señor ". El 3 de noviembre de 1817, el Patriarca Hage autorizo la transferencia de seis monjas quienes querían vivir una vida en comunidad bajo la protección de San José, del monasterio de San Simón El-Karn al nuevo monasterio de San José el Dahr en Yrabta. Una de ellas era Rafqa. Al cabo de dos años de la llegada al monasterio San José, Rafqa quedo totalmente ciega, y le vino después un dolor atroz en los dedos de los pies y tuvo que guardar cama. Tuvo varios dolores en la pierna derecha, la rotula, la rodilla, el hombro y el brazo. Le quedo el cuerpo enjuto y tieso, se adelgazo a tal punto que parecía un esqueleto descarnado, con todos los miembros dislocados. No tenía ningún miembro sano excepto las articulaciones de las manos, las cuales utilizaba para tejer medias de lana... Según la opinión de los médicos, Rafqa padecía de tuberculosis osteoarticular que la postro por siete años en cama, acostada solamente del lado derecho sin que su hombro tocara las sabanas, con la cabeza apoyada en la almohada. La mañana del Jueves Santo, Rafqa dijo a su superiora "si pudiera asistir a la misa, en este día de tan noble fiesta", las hermanas trataron de llevarla asiendo las cuatro puntas de la sabana, pero al tratar de llevarla, le dolió la cadera  izquierda,  entonces la dejaron en su cama. Cuándo  la  misa  empezó  y  las  monjas estaban en  el  oratorio,  Rafqa entro arrastrándose en  la Iglesia!  Las  monjas  se sorprendieron  y  se  emocionaron, la superiora se levantó para ayudarla, pero Rafqa le hizo una seña con la cabeza que la dejara entrar sola. Cuando entró la sentaron en un almohadón. Más tarde, la madre superiora le preguntó: "¿Cómo pudiste ir a la Iglesia?" Rafqa respondió: "No se nada; le pedí a Jesús que me ayudara, y de repente sentí que los pies se resbalaban de la cama, pude bajarme y me arrastré hasta la Iglesia".

Un día, la madre Ursula Doumit preguntó a Rafqa: “No desearías ver nuestro nuevo monasterio y sus alrededores, como la montaña, el bosque y la belleza?"       

-"Sí, desearía la vista al menos una hora para verte".

-"Una hora solamente y volver a estar ciega?"           

-"Sí". - Al momento, se le resplandeció la cara de Rafqa y dijo  sonriente: "Veo! Bendito sea Dios!"         

-"Que hay sobre este armario?" preguntó la superiora, para asegurarse.

Y Rafqa volteando la cara sobre el armario dijo: "La Santa Biblia y el prefacio" y señalaba las diferentes manchas que había en su cubrecama.

EL MILAGRO DE LA BEATIFICACIÓN      

En 1925 el Abad Ignatios Daguer Al Tanuri, Superior General, se dirige a Roma se encuentra en una audiencia  con el Papa Pio XI, pidiéndole que acepte las causas de Beatificación de tres de los hijos de la Orden que son; Padre Nemetala Al Hardini, Padre Charbel Majluf Beqakafra y la Monja Rafqa Alchoboc Al Rais de Hemlaya.

Como ya sabemos, el Padre Charbel fue beatificado el 5 de diciembre de 1965 en la clausura del Concilio Vaticano II y su canonización el 9 de octubre de 1977. también sabemos lo que significa San Charbel, no solo para los libaneses, son para todos los cristianos.

Santa Rafqa, esta monja de la Orden Libanesa Maronita, fue beatificada por el actual Papa Juan Pablo II el 17 de mayo de 1985. Su fiesta es el 23 de marzo. Y su canonización también la realizó el Papa Juan Pablo II el 10 de junio de 2001.

La Iglesia reconoce el milagro que Dios ha realizado por la intersección de Santa Rafqa, que fue una curación directa, completa y permanente de la señora Isabel Najle Albathawi que tenia un cáncer en el útero; al perder la esperanza de poder curarla, los doctores dieron órdenes de llevarla a casa para morir; por  el camino los familiares pasaron con ella por el convento  y rezaron de noche con las hermanas sobre la tumba de Rafqa, al día siguiente cesó la hemorragia  y quedó curada.  

Su Santidad el Papa Juan Pablo II  la beatificó  el 17 de Noviembre  1985.

La Beata  Rafqa de Himlaya, que hoy es canonizada por el Sumo Pontífice, fue realmente “sal de la tierra y luz del mundo”. Se le puede aplicar también el bello versículo del Salmo 92: "Florecerá el justo como la palmera y crecerá como el cedro del Líbano”. Por esta razón y con mucho fervor elevamos desde nuestro corazón una suplica: le pedimos que interceda ante Dios, por su noble patria, abrumada de tormentos. Que los habitantes del Líbano encuentren en el ejemplo de esta  mujer fuerte, que ha sufrido tanto y jamás ha hecho sufrir, valor para avanzar por los caminos de la reconciliación y de la paz (palabras del Santo Padre en su Beatificación).


Canonización de beata Rafqa en el Vaticano el 10 de junio de 2001.


 

ORACIÓN

Oh, amadísima Santa Rafqa
tú  eres nuestra querida hermana,
nosotros pedimos tu intercesión
para que Dios nos conceda
paciencia en las dificultades,
consuelo en los dolores
y alegría al entregarnos
a su divina providencia,
en todos los momentos
de nuestras vidas.
Santa Rafqa ruega por nosotros.

 

 

NOTA: Este es una breve reseña sobre la vida de Santa Rafqa, si se desea profundizar aun más, recomendamos leer “¿RAFQA QUIEN ERES?” Desde el sufrimiento una rosa florecio en el cielo, escrito por el Padre Fadi Bou Chebl de la Orden Maronita Mariamita.